Infectólogo Alvarado sobre Semana Santa: “mantengámonos en casa”

Tegucigalpa, Honduras.– El infectólogo Tito Alvarado, opinó que hay muchos casos de contagio por coronavirus, por lo que considera que este año es mejor quedarse en casa en Semana  Santa debido al momento crítico de la epidemia en el país.

Alvarado realizó Posgrados en Israel, Inglaterra y Texas, Estados Unidos.

“Yo soy partidario en este instante de que es preferible posponerla para una segunda ocasión en este año o cancelarla” expresó el médico, al hacer énfasis de que no están vacunando mucha gente por falta de vacuna, por ende, si la gente sale a vacaciones de verano, el problema va a empeorar.

Te puede interesar: Dirección Nacional de Vialidad y Transporte: 111 accidentes y 9 fallecidos dejó esta Semana Santa.

Alvarado detalló que parte del problema es que no se logró vacunar a la población a tiempo, ahora, con las fiestas navideñas celebradas el año pasado, los casos de contagios y fallecimientos por COVID-19 aumentaron.

El infectólogo también aclaró que si se hubiese vacunado a los maestros, los niños estarían recibiendo clases presenciales, pero el hecho de que no se concretó esta actividad, este año, las clases serán nuevamente de modo virtual. 

Mira también: Aplicación de vacunas contra coronavirus en países ricos crea desigualdad

Otro detalle que mencionó el especialista es el hecho de la deserción escolar, lo que también perjudica la calidad educativa en el país.

Cabe mencionar que en Honduras, según estadísticas, el 42% de la población hondureña tiene acceso a internet, reflejando que menos de la mitad de los habitantes tienen este servicio, hecho que complica la situación a la hora de brindar un sistema educativo público de manera virtual.

El año pasado, Semana Santa se canceló no solo en el territorio nacional, pero en casi todos los países del mundo debido a los altos contagios dejando como consecuencia colapsos en el servicio de salud en varias partes del mundo. Dichas vacaciones fueron atípicas, donde inclusive las iglesias en todas partes, por primera vez, estaban sin los fieles visitantes.

En España, se suspendieron los procesiones religiosas, hecho que no ocurría desde la Guerra Civil (1936-1939).

 

“Amarrémonos los pantalones, mantengámonos en casa” Tito Alvarado

 







RCV Online