Al menos 50 mil plantas y animales utiliza la humanidad para su sustento

Un importante estudio sobre la fauna silvestre se esfuerza por contabilizar la explotación de las especies por parte de la humanidad, sin embargo, los científicos afirman que la estimación es conservadora.

 

Curiosidades. Miles de millones de personas en todo el mundo dependen de unas 50 mil especies de plantas y animales silvestres para obtener alimentos, energía, medicinas e ingresossegún un importante informe intergubernamental mismo que fue elaborado por decenas de científicos.

Científicos independientes afirman que la evaluación se queda corta en lo que respecta a los usos que la gente hace de las especies silvestres.

Aunque el informe concluye que la sobreexplotación es una amenaza para algunas especies, también destaca muchos ejemplos de especies silvestres que se utilizan de forma sostenible, y recomienda formas de apoyar y reproducir esos métodos.

Pero según un articulo  publicado recientemente en la revista científica Nature, los científicos independientes afirman que la evaluación se queda corta en lo que respecta a los usos que la gente hace de las especies silvestres.

Asimismo, Señalan la existencia de importantes lagunas en las pruebas que sustentan la evaluación, además la bióloga Daniela Freyer, cofundadora de la organización conservacionista Pro Wildlife de Múnich Alemania, afirma que subestima el daño que la explotación de la fauna silvestre causa a la naturaleza y exagera los beneficios”

El pasado 8 de julio se publicó un resumen de la evaluación  realizada por la Plataforma Intergubernamental Científico-Política sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES)y en un par de meses se publicará el informe completo.

 

TE PUEDE INTERESAR: Presidente de EE.UU Joe Biden continua contagiado por COVID-19

 

Al menos 50 mil plantas y animales utiliza la humanidad para su sustento. RCV

 

PUEDES LEER: Alerta emitida por Estados Unidos generará pérdidas en turismo

 

VIDA SILVESTRE

El cual se publicará después de un informe de la IPBES de 2019, en el que se constataba quela explotación de la vida silvestre es uno de los principales factores de pérdida de biodiversidad, el último informe se basa en esa conclusión y trata de ofrecer un mensaje más optimista, según Marla Emery, copresidenta de la evaluación.

“El comercio que elimina los grandes animales ‘trofeo’ de un ecosistema podría reducir el tamaño de los animales que quedan, disminuyendo el acervo genético y haciéndolos menos resistentes a los cambios ambientales” (REUTERS).

El informe, cuyos autores eran personas con conocimientos indígenas y locales, así como científicos designados por los gobiernos, revisaron más de 6.200 fuentes, entre ellas documentos de investigación e informes. A partir de ellos, calcularon que  las personas dependen de unas 33.000 especies de plantas y hongos, 7.500 especies de peces e invertebrados acuáticos y 9.000 especies de anfibios, insectos, reptiles, aves y mamíferos. “ “Sin embargo, estas cifras son probablemente conservadoras”, dice John Donaldson, otro copresidente del informe.

Según una evaluación, de unas 10.000 especies utilizadas por el hombre, aproximadamente un tercio tiene poblaciones estables, lo que sugiere que se están utilizando de forma sostenible. El resto muestra indicios de disminución de la población, lo que podría estar motivado por el ser humano.

Pero Alice Hughes, bióloga conservacionista de la Universidad de Hong Kong, cuestiona la sostenibilidad del uso de algunas especies descritas en el informe. “Por ejemplo, la evaluación no tiene en cuenta si el comercio afecta a la morfología de los animales”, afirmaY agrega: “El comercio que elimina los grandes animales ‘trofeo’ de un ecosistema podría reducir el tamaño de los animales que quedan, disminuyendo el acervo genético y haciéndolos menos resistentes a los cambios ambientales”.

 

ANIMALES

Las estrechas interacciones entre las personas y los animales salvajes se han convertido en un tema candente, dadas las sólidas pruebas de que la pandemia de COVID-19 se originó probablemente en un mercado de animales salvajes en Wuhan (China) (REUTERS).

Los investigadores también cuestionan la decisión de no dar prioridad al modo en que la sobreexplotación de la fauna silvestre afecta a los brotes de enfermedades, las estrechas interacciones entre las personas y los animales salvajes se han convertido en un tema candente, dadas las sólidas pruebas de que la pandemia de COVID-19 se originó probablemente en un mercado de animales salvajes en Wuhan (China). “Los gobiernos se van a tomar más en serio la explotación de los animales salvajes cuando se den cuenta de que existen verdaderos riesgos de bioseguridad”, afirma Hughes.

Emery afirma que un informe anterior de IPBES se centraba enla relación entre la fauna salvaje y las pandemias, mientras que este informe se centra en los usos de la fauna salvaje.

Entre los factores que contribuyen al uso insostenible de las especies silvestres están el comercio mundial no regulado y el aumento de la demanda, los conflictos armados y el cambio climático. El informe concluye que dar a las comunidades derechos seguros sobre la tierra, junto con la concienciación y la investigación científica, puede apoyar las prácticas sostenibles, la evaluación recomienda que las políticas se diseñen para garantizar que los costes y beneficios de la utilización de la fauna silvestre se repartan de forma equitativa, y que se basen en diversas formas de conocimiento científico y local.

“El informe revela hasta qué punto depende la gente de las especies silvestres en todo el mundo”, afirma Anastasiya Timoshyna, coordinadora de programas de TRAFFIC, una red de vigilancia del comercio de la fauna silvestre con sede en Cambridge (Reino Unido). Para ella, estos datos “no podían llegar en mejor momento”, los países están negociando actualmente el próximo acuerdo mundial sobre biodiversidad, que fijará la agenda de conservación hasta 2030.

 

LAGUNAS

Sin embargo, algunos investigadores señalan la existencia de importantes lagunas en las pruebas que sustentan la evaluación del informe“Probablemente subestima el número total de especies que se comercializan”, dice Hughes, por ejemplo, en mayo, ella y sus colegas descubrieron que se comercializan 1.264 especies de arácnidos, la mayoría capturados en la naturaleza, y muchos de ellos probablemente no se contabilizan en el informe

También faltan datos sobre algunas de las especies que, según el informe, se utilizan de forma sostenible, dicen los investigadores, “es difícil llegar a la conclusión de que las especies se comercializan de forma sostenible sobre la base de pruebas científicas limitadas”, afirma Mark Auliya, biólogo de la conservación del Instituto Leibniz para el Análisis del Cambio de la Biodiversidad de Bonn (Alemania).

“El informe tampoco aborda la cuestión de la cantidad de especies silvestres que se utilizan para la supervivencia de las personas, en contraposición a los artículos de lujo, y que son potencialmente prescindibles”, resalta Stuart Pimm, científico especializado en conservación de la Universidad de Duke, en Durham (Carolina del Norte), y añade: “Hay algunas preguntas realmente difíciles para las que necesitamos tener buenas respuestas cuantitativas”.

 

BOSQUES

“Cuando una especie se agota en el bosque, la gente simplemente pasa a la siguiente especie, pero incluso con datos limitados, es importante utilizar la mejor información disponible para sacar conclusiones” (REUTERS)

Los datos son especialmente escasos sobre el uso de plantas y árboles silvestres, “Incluso en el caso de productos muy valiosos, como la madera, la mayoría de los árboles se comercializan con nombres de género u otros nombres colectivos, sin conocer su especie”, explica Malin Rivers, que dirige los esfuerzos de conservación en Botanic Gardens Conservation International en Londres. “Cuando una especie se agota en el bosque, la gente simplemente pasa a la siguiente especie. Pero incluso con datos limitados, es importante utilizar la mejor información disponible para sacar conclusiones”, añade.

Emery afirma que los autores del informe realizaron una revisión exhaustiva de las fuentes disponibles hasta abril de 2021, por lo que se habrán perdido algunas de las últimas investigaciones. También reconoce que siguen existiendo enormes lagunas de conocimiento en torno al uso de la fauna y flora silvestres y su sostenibilidad, que es una de las conclusiones de la evaluación. Pero para la experta, “las lagunas en los datos no deberían frenar los esfuerzos por aplicar prácticas sostenibles”. “Queremos toda la ciencia que podamos conseguir, pero ya existe una profunda e importante fuente de conocimientos que podemos utilizar, y es el conocimiento local indígena”, concluye.

 

REDACCIÓN: KATERIN RUBÍ

 

LEER: China inicia ejercicios militares alrededor de Taiwán después de visita de Pelosi