La ONU advierte a los países sobre la trata de mujeres y niñas

Debido al confinamiento por  la pandemia por el Covid-19, se aumentó el uso de las redes sociales y con esto se ha incrementado el reclutamiento de las mujeres y niñas, que siguen siendo las principales víctimas de trata en el mundo.
Fue el Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer de Naciones Unidas (CEDAW) quien advirtió sobre este tema y que además, instó a los países a adoptar medidas, ya que las políticas actuales son “insuficientes”.

“Los traficantes de mujeres y niñas no se limitan a los medios convencionales, sino que recurren a las herramientas digitales para reclutar a sus víctimas”, aseguró el CEDAW.

El organismo también recordó que “la trata es un crimen de género vinculado a la explotación sexual”.

En este sentido, el grupo de expertos que conforman el comité subrayó que las leyes y políticas tanto nacionales como internacionales contra el tráfico de personas son “insuficientes”, especialmente cuando este delito se extiende al entorno virtual.

El organismo señaló que los traficantes utilizan las redes sociales y aplicaciones de mensajería para acceder a sus posibles víctimas, reclutarlas y luego explotarlas sexualmente en el caso de las mujeres y las niñas.

“La pandemia ha revelado la urgencia de analizar el uso de la tecnología digital en la trata y de cómo aprovechar esa tecnología para combatir el delito”, afirmó Dalia Leinarte, una de las integrantes del comité.

Por otro lado, llamaron a los gobiernos a “abordar las causas que empujan a las mujeres y las niñas a caer en situaciones de alta vulnerabilidad”, especialmente las injusticias socioeconómicas, e instaron a movilizar recursos públicos y fortalecer la igualdad de género.

MIRA: Egipto dará a conocer el mayor descubrimiento arqueológico del 2020

Por último, el comité pidió por la erradicación de los valores patriarcales formalizados en las leyes que “facilitan el tráfico de niños y los matrimonios forzados de menores de edad”, y reclamó políticas migratorias “seguras” que protejan a las mujeres y niñas migrantes.