¿Cual es el efecto del GEL y JABÓN en tus manos?

Los coronavirus no son los únicos parásitos desagradables que sucumben a una aplicación vigorosa de agua y jabón. La influenza, que mata a millones en todo el mundo cada año, y el metapneumovirus humano, que causa una infección respiratoria que puede provocar neumonía, también se descomponen y mueren.

¿Cómo algo tan simple como el jabón y el agua tibia, y los desinfectantes a base de alcohol, obtuvieron tal poder sobre estos parásitos?

La respuesta radica en su “piel” y en tu técnica de fregado.

Lo que hacen el jabón y el agua tibia

Bajo el microscopio, los coronavirus parecen estar cubiertos con agujas puntiagudas, lo que les da la apariencia de tener una “corona”, de ahí su nombre. Debajo de la corona está la capa externa del virus, que está compuesta de lípidos, o lo que tú y yo llamaríamos grasa.

Ahora imagina que el coronavirus es tu plato para la mantequilla, cubierto con grasa mantecosa.

Intentas lavar tu plato de mantequilla solo con agua, pero esa mantequilla no sale del plato. Se necesita un poco de jabón para disolver la grasa. Por lo tanto, el jabón o el alcohol son muy, muy efectivos contra la disolución de ese recubrimiento líquido grasiento del virus”.

¿Qué le pasa al germen si pierde esa capa externa?

Inactiva físicamente el virus, por lo que ya no puede unirse y entrar en las células humanas.

La forma en que el jabón logra esta hazaña es una ciencia bastante extraña y fascinante.

Se trata de cómo se forman las moléculas de jabón: cada una se parece mucho a un pequeño espermatozoide, con cabeza y cola. La cabeza se adhiere al agua pero la cola la rechaza, prefiriendo el aceite y la grasa.

Tratando frenéticamente de escapar del agua, la cola del jabón se hunde en la capa externa grasa del virus y comienza a abrirla, al igual que podríamos usar una palanca para separar dos pedazos de madera.

Una vez que el virus o la bacteria se abre, derrama sus tripas en el agua jabonosa y muere.

El agua y el lavado con las manos son importantes para este proceso porque la combinación crea más burbujas de jabón, que interrumpen los enlaces químicos que permiten que las bacterias, virus y otros gérmenes se adhieran a las superficies.

Lo que hacen los desinfectantes a base de alcohol

Los desinfectantes para manos a base de alcohol pueden ser tan efectivos como el jabón si se usan adecuadamente.

Necesitan tener al menos 60% de alcohol, Es el alcohol el que mata los virus.

Solo poner una cucharada en la palma de tu mano y limpiarte rápidamente no es suficiente.

Tienes que usar lo suficiente y ponerlo en todas las superficies,  Frótalo sobre tus manos, entre tus dedos y en el dorso de tus manos.

Eso es porque el alcohol es una propiedad química diferente, Ayuda a romper las membranas germinales, pero debes asegurarte de que entre en contacto directo con la bacteria o el virus.

Pero hay situaciones en las que el agua y el jabón son mejores,  debido a la capacidad del agua y el jabón para atrapar y eliminar los microorganismos.

El alcohol es bastante efectivo para matar gérmenes, pero no hace que las cosas se vayan, Entonces, si alguien acaba de estornudar en su mano y su mano está cubierta de mucosidad, tendrían que usar mucho más alcohol para inactivar esa bacteria o virus.

Entonces, si las manos de alguien están visiblemente o muy contaminadas, el jabón y el agua son mejores.

Eso es especialmente importante porque hay gérmenes y bacterias desagradables que no tienen vientres suaves y grasos que las burbujas de jabón pueden atacar, como el virus de la hepatitis A, el poliovirus, la meningitis y la neumonía.

Así que la próxima vez que te laves las manos por enésima vez, enorgullécete de todas esas burbujas de jabón que estás creando y disfruta el placer de imaginar que esas criaturas microscópicas y muertas se van por el desagüe.