Dani Alves con más acusaciones en su contra, testigos declaran mismo comportamiento indebido

El caso del jugador Dani Alves ha tomado un nuevo rumbo donde amigas y testigos de la víctima ratifican que también las abordó a ellas con evidente intención sexual.

 

Deportes. La jueza que investiga al exjugador del Barcelona Dani Alves por violar presuntamente una joven en la discoteca Sutton de esta ciudad ha ofrecido a una de las dos amigas que la acompañaban denunciarlo por agresión sexual por tocamientos, después de que ambas aseguraran que a ellas también las intento tocar.

Fuentes jurídicas han explicado que las dos jóvenes, una prima de la víctima y la otra amiga, han acudido este viernes por la mañana para declarar ante el juez que está investigando si el jugador violó a la chica en el baño privado del reservado de ese local el pasado 30 de diciembre.

Las chicas afirman que Dani Alves las invitó a tomar unas copas al reservado en el que estaba el futbolista con un amigo suyo, a través de un camarero de Sutton.

A una de las jóvenes, según han relatado a la magistrada, el futbolista brasileño se le aproximó y le rodeó la cintura con sus brazos, mientras que a la otra llegó a hacerle tocamientos en sus partes íntimas, lo que, han precisado, les hizo sentir «incómodas».

 

ADEMÁS: Esposa de Dani Alves le pide el divorcio luego de haberlo defendido

 

 

 

 

LEE: Detienen a Dani Alves por presunta agresión sexual

CRÓNICA DE LOS HECHOS

Las dos testigos han corroborado además la versión de la denunciante sobre lo sucedido antes y después de la presunta agresión sexual, ocurrida la noche del pasado 30 de diciembre en un baño privado de un reservado de la discoteca Sutton de Barcelona.

Según su versión, cuando estaban departiendo con un grupo de jóvenes en una mesa cercana al reservado donde Alves tomaba copas con un amigo, se les acercó un camarero para comunicarles que unos «señores» querían invitarlas a cava en esa zona privada, a lo que ellas acabaron accediendo tras rechazar la oferta inicialmente.

Una vez en el reservado, estuvieron charlando con Alves y su amigo -momento en el que el futbolista supuestamente las magreó-, tras lo que el investigado se dirigió a la puerta que comunicaba al baño privado y, desde allí, hizo un ademán a la víctima para que se acercara.

De acuerdo con el relato de las testigos, no imaginaban que esa puerta conducía a un lavabo privado -llegaron a pensar que daba acceso a un espacio en el que se podía fumar-, por lo que cuando una de ellas tuvo necesidad de ir al baño se dirigió a los generales, situados en una planta inferior a la de los reservados.

Transcurrido un cuarto de hora, Dani Alves abandonó el baño del reservado e instantes después lo hizo la denunciante, quien se dirigió a una de sus amigas diciéndole «nos vamos de aquí». Ya camino de la salida, cuando esperaban sus chaquetas en la guardarropía, rompió a llorar mientras repetía «me ha hecho daño».

Ese fue el momento en el que un portero de la discoteca se acercó a la joven para preguntarle qué le pasaba, lo que motivó que el equipo de seguridad de Sutton activara su protocolo contra agresiones sexuales, por lo que se llevaron a la víctima a una estancia apartada y llamaron a los Mossos d’Esquadra.

REDACCIÓN: ALYSSON AGUILAR 

Termina la fecha 4 de la Liga Nacional con Olimpia y UPNFM liderando la tabla

En VIVO

:: Programas ::

SIGUENOS EN TWITTER