¿Sabías que hay una isla en forma de huella dactilar?

Desde 2018, la isla, que parece una huella dactilar, forma parte de la lista de Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

Curioso – La peculiar Isla de Baljenac parece una huella dactilar desde las alturas, esta pequeña isla está ubicada en el Mar Adriático frente a la costa de Croacia, en el archipiélago de Šibenik, la isla en la actualidad permanece deshabitada y cubierta por un sinfín de muros de piedra.

 

En esta isla estuvo establecida la ciudad más antigua fundada por los croatas en el Mar Adriático. La isla de las huellas dactilares está conformada por varios kilómetros de muros de piedra, también llamados «suhozid» en su idioma nativo, que le dan su particular apariencia de huella.

 

Desde la lejanía los muros brindan una representación de un gran laberinto sin salida que está por toda la isla, pero al acercar se puede observar que dichos muros miden poco más de un metro de altura. Son 23 kilómetros de muro de piedra, lo que cubre la isla de 0.14 kilómetros cuadrados.

 

PUEDES LEER: Gobierno logra acuerdo con 14 empresas generadoras de energía que significaría un ahorro de L. 1,000 millones

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Gobierno logra acuerdo con 14 empresas generadoras de energía que significaría un ahorro de L. 1,000 millones

 

LOS MUROS DE PIEDRA

 

El origen de los muros de piedra no es un misterio porque están diseñados para facilitar la agricultura en un lugar desolado. Las rocas ayudad a proteger los cultivos del fuerte viento que se produce en la zona y a su vez ayuda a dividir las parcelas.

 

Los autores de la elaboración de los muros de piedra, según la Oficina Nacional de Turismo de Croacia, fueron los agricultores de la Isla de Kaprije, se estima que fueron levantados en algún punto del siglo XIX, para su creación los habitantes utilizaron una técnica conocida como “muros de piedra seca” que consiste en apilar y entrelazar las rocas con sumo cuidado.

 

Si bien se estima que la red rocosa fue levantada en su totalidad en las décadas de 1800, sus inicios ofrecieron un refugio seguro para los cristianos durante las conquistas otomanas de los siglos XVI y XVII, por lo que se cree que algunas partes del muro de piedra podría ser aún más antigua.

 

Este tipo de muros de piedra seca no son exclusivos de la Isla Baljenac estos se pueden encontrar en todas partes de Europa, desde Inglaterra o Irlanda, pero lo que lo hace algo inigualable es que ninguna forma un patrón semejante a una huella dactilar.

 

«Sus muros son testigos de los tiempos en que el trabajo duro, la tenacidad y la resistencia fueron clave para domar el impresionante paisaje kárstico de la costa del Adriático», comentó la Oficina Nacional de turismo de Croacia.

 

Gracias a la era digital y a las redes sociales ha resurgido la historia del lugar, lo que ha generado un constate movimiento turístico para la Isla Baljenac o la conocida isla en forma de huella.

 

REDACCIÓN: NICOLE VARELA

 

CONTINUA LEYENDO: Bolsonaro se pronuncia tras posicionarse en segundo lugar en elecciones