Pitbull inocente del asesinato de Allison Argueta

En la autopsia realizada al cuerpo de Allison Argueta se encontró indicios de que fue violada y asesinada.

 

Tegucigalpa, Honduras. A la pequeña Allison Argueta de nueve años, no la mató un Pitbull como se manejaba al inicio, según el informe forense, ella tenía una herida corto punzante en su cabeza y cuello, además, indicios de haber sido abusada sexualmente.

Cabe mencionar, que la menor murió el pasado ocho de junio en el barrio Las Delicias de Lepaera, Lempira, luego de haber sido atacada por Rocky, un perro cachorro de la raza Pitbull.

El día de la muerte de la niña, su padre relató que a eso de las 3:23 p. m. recibió una llamada de un tío de su hija diciéndole que la había atacado el pitbull.

Seguidamente, comentó que al llegar a la casa encontró la cadena del perro enredada en el cuello de su hija y que tenía el cuerpo lleno de rasguños, llamando inmediatamente a un doctor, pero cuando este llego la menor ya estaba muerta.

Sin embargo, las investigaciones continuaron y la autopsia reveló que en realidad fue abusada sexualmente y asesinada.

Además, se detectó que en la casa había otro perro pitbull, en este caso la mamá del perro que supuestamente la había matado, asimilando que también pudo haber actuado en el hecho.

 

TE PUEDE INTERESAR: Ogilvy logra primer Cannes Lions para Honduras

 

 

OTRAS DECLARACIONES

Por su parte, Yuri Mora, portavoz del Ministerio Público (MP), dijo que el nueve de junio la familia autorizó que se le practicara la autopsia al cuerpo, proceso que se hizo después del velatorio, ya que en un inicio no habían logrado llevar a la menor a la morgue.

Leopoldo Argueta, padre de la infortunada niña, dijo en su momento que “el Ministerio Público ha hecho lo que corresponde como ente investigativo y nosotros como familia estamos colaborando para que esto termine de buena forma, en ningún momento nos opusimos a que ellos levantaran información o que a la niña se le hiciera la autopsia”.

Días después de la muerte de la menor, el portavoz del MP, aseveró que todavía el caso no estaba claro, “porque primero dieron una versión de que unos primitos habían llegado primero (donde la niña estaba muerta), luego otra versión, que un tío, hermano de la mamá, la encontró”.

 

ADEMÁS: Representantes de la Asociación de Funcionarios denuncian maniobras en su junta directiva

 

INVESTIGACIONES

Todas las versiones antes mencionadas ya han sido corroboradas por los investigadores que recopilaron indicios, declaraciones de familias y vecinos para llegar a una conclusión sobre la muerte de la infante.

Según la morgue, Allison Nahomy tenía una herida en el cuello, de la cual el MP ya desató que la muerte fue por mordeduras del perro o por la cadena que tenía enrollada en el cuello cuando se encontró tirada.

Los estudios indican que la herida, aunque no se ha determinado con qué fue causada, se la habrían hecho con un objeto con filo.

 

Pitbull inocente del asesinato de Allison Argueta. RCV

 

LESIONES 

Además, los forenses encontraron en las partes íntimas de la niña lesiones que no eran recientes, por lo que hay fuertes indicios de que la menor fue abusada sexualmente.

Hasta el momento, los agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), han tomado declaraciones y están a la espera del dictamen de la autopsia hecho en Santa Rosa de Copán para proceder e identificar al sospechoso del crimen y entregar el expediente a la Fiscalía.

 

LEER: Canasta básica en Honduras alcanza los 12 mil lempiras