Kim Kardashian no dañó el vestido de Marilyn Monroe

Kim Kardashian no arruinó el icónico vestido de Marilyn Monroe en la Met Gala.

 

Entretenimiento. La elección de Kim Kardashian de llevar en la gala del Museo Metropolitano de Nueva York (Met), el vestido con el que Marilyn Monroe le cantó Cumpleaños feliz en el Madison Square Garden al entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, suscitó la polémica.

Se trataba de una prenda que la actriz llevó en julio de 1962, semanas antes de ser hallada muerta en su casa, en un momento en el que era ya una mujer devastada por las pastillas y su carrera estaba al borde del abismo.

Por otra parte, Kardashian reconoció que tuvo que adelgazar siete kilos en tres semanas para poder ponerse el traje apenas unos minutos, el tiempo que duró su paseo por la alfombra roja.

Posteriormente, la empresaria se cambió el modelo original por una réplica exacta, ya que, como ella misma reconoció en una entrevista para la revista Vogue, «que no se atrevería a sentarse, comer con el o correr el riesgo de dañarlo”.

 

Kim Kardashian no dañó el vestido de Marilyn Monroe. RCV

 

LEER: Cae el precio del petróleo en una semana volátil por el desequilibrio entre la oferta y la demanda

 

ACUSACIONES 

Días después del Met Gala, Kim Kardashian, fue acusada de causar daños significativos a la pieza de colección, según aseguró el antiguo dueño del vestido y coleccionista.

En este sentido, tras la denuncia se compartió imágenes del antes y después del diseño, en el cual detallaron los problemas causados y aseguró que al vestido le faltan cristales y algunos de ellos cuelgan de un hilo, usando de referencia un video capturado en el 2016, cuando aún no era usado por la celebridad.

 

Imágenes del antes y después del diseño. RCV

 

TE PUEDE INTERESAR: Barcelona deja escapar a Darwin Núñez en 2020

 

ACLARACIÓN

Pero la compañía propietaria del vestido de Monroe, que fueron los que prestaron a Kardashian el vestido para el evento de mayo, dijeron en un comunicado el pasado jueves que, a pesar de las afirmaciones, Kardashian «no dañó de ninguna manera la prenda en el corto período de tiempo que se usó en la Met Gala«.

Amanda Joiner, vicepresidenta de publicaciones y licencias de Ripley, acompañó el atuendo mientras se transportaba de Florida a Nueva York y también mientras Kardashian lo llevaba puesto dijo que seguía siendo el mismo «desde la parte inferior de los escalones del Met, donde Kim se puso el vestido, hasta la parte superior donde lo devolvieron».

Además, aseguraron que estaba levemente dañado cuando la compañía lo adquirió a través de una subasta en 2016, con «varias costuras tiradas y gastadas y arrugadas en la parte posterior por los ganchos y los ojos».

En conclusión, el vestido está ahora en exhibición en Ripley’s Believe It or Not! Hollywood durante el otoño.

 

REDACCION: RAHITI RIVAS

 

TE PUEDE INTERESAR: Mujer rastrea a su novio con app de Apple y lo mata por infiel