Hackean teléfonos de periodistas salvadoreños con programas espías

Los equipos móviles de casi tres docenas de comunicadores y activistas de El Salvador, varios de los que investigaban supuesta corrupción del Estado. 

 

El Salvador. Hackearon los teléfonos de periodistas salvadoreños con programas espías en medio de una investigación por corrupción, estos han sido hackeados desde mediados del 2020, esto con un programa espía israelí.

Los presuntos hackeos, que se produjeron en un entorno cada vez más hostil en El Salvador para medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos bajo el gobierno del presidente Nayib Bukele, fueron descubiertos a finales del año pasado por The Citizen Lab, que estudia el software espía en la Munk School of Global Affairs de la Universidad de Toronto.

El sitio de noticias El Faro fue el más afectado. Citizen Lab dijo haber encontrado rastros reveladores de infecciones de software espía en los teléfonos móviles de 22 reporteros, editores y personal administrativo -más de dos tercios del persona- y pruebas de que se habían robado datos de muchos de esos dispositivos, incluidos varios gigabytes.

El Faro estuvo bajo vigilancia constante durante al menos 17 meses, entre el 29 de junio de 2020 y el 23 de noviembre de 2021, con el teléfono del editor en jefe, Óscar Martínez, infiltrado al menos 42 ocasiones, afirmó.

 

PUEDES LEER: Como una sinvergüenzada y un acto de inmoralidad categorizo diputado de libre el cobro de prestaciones

 

El presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador (Apes), César Fagoaga, denunció el hackeo. RCV

 

TE PUEDE INTERESAR: Día mundial de la lucha contra la Depresión

 

Amnistía Internacional, que colaboró con Citizen Lab en la investigación, dice que posteriormente confirmó una muestra de los hallazgos del instituto de investigación canadiense a través de su propia rama tecnológica.  dijo que encontró pruebas de incursiones en los teléfonos que ocurrieron entre julio de 2020 y noviembre de 2021. Agregó que no podía identificar al responsable del despliegue del software espía diseñado por Israel, pero es normalmente sólo disponible para gobiernos y las fuerzas del orden.

Conocido como Pegasus, el software ha sido adquirido por funcionarios estatales de todo el mundo, algunos de los cuales han utilizado la herramienta para vigilar a periodistas.

En el ataque de El Salvador, el fuerte enfoque en editores, reporteros y activistas que trabajan dentro de ese país centroamericano apunta a un cliente local con un interés particular en sus actividades, dijo Scott-Railton, un investigador senior de Citizen Lab.

En una declaración a Reuters, la oficina de comunicaciones de Bukele dijo que el gobierno de El Salvador no era cliente de NSO Group Technologies, la empresa que desarrolló Pegasus. “La administración está investigando el supuesto hackeo y que tenía información de que los teléfonos de algunos funcionarios de alto nivel también podrían haber sido infiltrados.”

Pegasus permite robar mensajes encriptados, fotos, contactos, documentos y otra información sensible de los teléfonos infectados sin que los usuarios lo sepan. También puede convertir los teléfonos en dispositivos de espionaje al activar silenciosamente sus cámaras y micrófonos, según los manuales del producto revisados.

La compañía dijo en un comunicado que sólo vende sus productos a agencias de inteligencia y de aplicación de la ley “examinadas y legítimas” para combatir el crimen y que no está involucrada en operaciones de vigilancia.

NSO dijo que tiene una política de “tolerancia cero” para el uso indebido de su software espía para actividades como la vigilancia de disidentes, activistas y periodistas y que ha rescindido contratos de algunos clientes que lo han hecho.

 

ES DE INTERES: COHEP no será veedor de millonaria licitación de Rayos X en aduana de Puerto Cortés

 

 

Los investigadores de Citizen Lab declararon que iniciaron un análisis forense de los teléfonos de El Salvador en septiembre, tras ser contactados por dos periodistas de ese país que sospechaban que sus dispositivos podían estar comprometidos. Afirmaron que finalmente encontraron pruebas de que se habían colocado programas espía en un total de 37 teléfonos pertenecientes a tres grupos de derechos humanos, seis publicaciones de noticias y un periodista independiente.

En el caso del ataque con Pegasus en El Salvador, el hecho de que se haya centrado en editores, reporteros y activistas que trabajan dentro de ese único país centroamericano apunta a un cliente local con un interés particular en sus actividades, dijo Scott-Railton, investigador principal de Citizen Lab.

Pegasus ha sido utilizado para espiar a presidentes de, al menos, 12 países. También se denunció su uso en México, para espiar a periodistas como Carmen Aristegui y ahora en la región Centroamericana.

Pegasus permite robar mensajes cifrados, fotos, contactos, documentos y otra información sensible de los teléfonos infectados sin que los usuarios lo sepan. También puede convertir los teléfonos en dispositivos de espionaje activando silenciosamente sus cámaras y micrófonos, según los manuales del producto revisados por Reuters.

El software ha sido adquirido por actores estatales de todo el mundo, algunos de los cuales han utilizado la herramienta para vigilar a los periodistas y otros enemigos políticos.

 

 

ADEMÁS: Asciende a 11 el número de niños indígenas muertos por misteriosa gripa en Colombia