Salvador Nasralla: «Roberto Contreras no es inscrito porque es un hombre de bien»

La no inscripción del empresario ha causado diferentes reacciones y movilizaciones en el país.

 

Tegucigalpa, Honduras. El líder del Partido Salvador de Honduras (PSH), Salvador Nasralla, reaccionó ante la decisión tomada por concejales del Consejo Nacional Electoral (CNE), de no inscribir a Roberto Contreras como candidato a la alcaldía de la zona norte.

En una entrevista para Radio Cadena Voces (RCV),  detalló que “a Contreras no lo inscriben porque es un hombre de bien, si sigue Calidonio en el poder se va a perder Honduras, a el le pasa lo mismo que a mí, no nos inscriben y no ponen mil “trabas” porque no somos del sistema”.

Por otro lado, el candidato Nasralla, aludió que San Pedro Sula no puede quedarse sin un candidato “decente”, debido a que es la ciudad más importante hablando económicamente; si no tiene representante y sigue el edil actual Honduras se va a perder.

 

LEE AQUÍ: Fondos de tasa de seguridad aumentarán L 2,500 millones al cierre del 2021

 

 

DICTAMEN

La resolución se dio mediante una reunión vía zoom donde participaron los concejales Kelvin Aguirre, Ana Paola Hall y Flavio Nájera, determinando por unanimidad de votos la no inscripción de Contreras.

Es importante señalar que la consejera Rixi Moncada, no asistió a la reunión virtual, por lo que se nombró como su sustito al consejero suplente, Nájera.

 

El presidenciable Salvador Nasralla, manifestó que Roberto Contreras no es inscrito porque es un hombre de bien. RCV

 

“Si el candidato fuera otra persona, ellos no pondrían trabas, pero les pusimos a un candidato que le gana por sobrado a Calidonio que no tiene gente porque saben es el “hombre de la droga”, prosiguió.

Finalmente, agregó que Honduras no es un país de leyes, porque no se respeta la voluntad popular, del mismo modo, concluyó que Contreras será el alcalde de SPS lo inscriban o no.

 

Redacción: L. Fuentes 

 

TE PUEDE INTERESAR: Supermercados La Colonia apertura su tienda número 56 y la primera en Tocoa, Colón