Ministerio Público pide juicio en caso hospitales móviles

Recientemente Estados Unidos confiscó más de L100 millones a Axel López, vendedor de los hospitales móviles.

 

Tegucigalpa, Honduras. – El Ministerio Público (MP), pidió elevar a juicio la causa que se le sigue a Marco Bográn y Alex Moraes por la irregular y fraudulenta compra de los hospitales móviles.

La petición se realizó por medio de la Unidad Nacional de Apoyo Fiscal (UNAF), en conjunto con la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (FETCCOP) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC).

En la etapa de audiencia preliminar, el MP pidió a un juez anticorrupción trasladar el expediente a los Tribunales de Sentencia donde, según lo asegura el ente estatal acusador, se presentarán más de 50 medios de prueba en contra de los imputados.

 

El hospital móvil de Tegucigalpa funcionó unos días y posteriormente fue cerrado por no cumplir con los requerimientos para tratar pacientes con Covid-19. RCV

 

Te puede interesar: Al menos 230 reos han muerto dentro de las cárceles de Honduras

 

La carga probatoria que propondrá el MP podría comprobar que Bográn y Moraes violaron los principios fundamentales de la contratación pública, ya que realizaron la compra de los hospitales móviles de forma directa y fraudulenta a Axel López, representante legal de ELMED Medical Systems.

Según la documentación en poder de la ATIC, la compra se realizó sin garantía de calidad y de cumplimiento. Además, no tenían garantía de mantenimiento, plazo fijo de instalación, garantí de pago anticipado y no contaba con la autorización previa del Consejo Directivo de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H).

 

 

Además: Tres muertos y al menos 30 heridos dejó reyerta en La Tolva

 

La compra de los sanatorios móviles se ha visto plagada de irregularidades, ya que el proveedor no tenía la capacidad técnica ni logística para la fabricación, traslado e instalación de estos.

Actualmente ninguno de los 7 hospitales móviles que Honduras adquirió, por un monto de más de mil 174 millones de dólares, está funcionado para combatir la Covid-19. Apenas el de San Pedro Sula funciona para atender otras patologías y los demás continúan cerrados.

 

Lee también: Amotinamientos dejan al descubierto ingobernabilidad en las cárceles