Proyecto de las Zedes y el impacto en la economía

El Proyecto de las Zedes también es conocida como: 'Ciudad Modelo'. RCV

El Proyecto de las Zedes se creó bajo el decreto 236-2012.

Tegucigalpa, Honduras. – El economista Julio Raudales expresó que, si el Proyecto de las Zedes se administra correctamente, puede atraer mucha inversión.

“Este asunto es quemante”, opinó Raudales para una entrevista en Radio Cadena Voces, mientras agregó que una parte de la población hondureña cree que pasará lo mismo que en el siglo 19, cuando el gobierno dio parte del territorio a las empresas bananeras norteamericanas.

Te puede interesar: José Castañeda sobre datos de BCH: “No hay derrame de bienestar”economía

Raudales expresó que, si el proyecto se administra de manera correcta, puede atraer mucha inversión, factor que proveería a ciertos territorios del país un estatus alejado de los problemas normativos e institucionales.

El economista agregó que en la inversión hay una palabra clave: ‘confianza’, que es lo que ocupa un empresario al considerar que lugares hay para poner empresas donde pueden generar mayor seguridad y beneficios, al poner un empresario su negocio, va a generar oportunidades de empleo.

Opinión pública puede dividir

Raudales detalló que Honduras está en el año electoral, la gran mayoría de la gente de la oposición está prometiendo eliminar dicho decreto, factor que perjudicaría ya que ningún inversionista va a querer venir este año a poner su dinero.

Mira también: Pedro Barquero: “No hay manera de separar la política de la economía”

“Hay muy pocas posibilidades de que ese asunto se desarrolle en el país”, concluyó Raudales.

Dichas áreas contarían con metrópolis privadas, aparte de que tendrían su propia policía y sistema judicial. RCV

A nivel mundial, se destacan varias opiniones como el del periódico español rtve.es, quien publicó en el 2014 un artículo sobre el Proyecto de las Zedes, también conocidas como: Ciudad Modelo, donde mencionan que dicho proyecto puede significar un empobrecimiento para Honduras debido a que la actividad se retrasaría en el resto del país.

Desde el punto de vista ambiental, se considera que dichas ciudades representan una agresividad por el hecho que dichas regiones tienen grandes requerimientos energéticos.