Vacunarse contra la COVID-19, un derecho y un deber

En Honduras todavía no se ha llegado a vacunar toda la población. RCV

 Según datos de centros de control en Estados Unidos, el 8% de los estadounidenses no quieren vacunarse con la segunda dosis.

Tegucigalpa, Honduras. – La doctora Monserrat Arita, aclaró sobre la importancia de vacunarse contra la COVID-19, puesto que los costos de riesgos son mínimos a comparación con los beneficios que se obtiene al ser vacunados.

 “Es necesario vacunarse”, advirtió Arita para una entrevista en Radio Cadena Voces, mientras agregó que aproximadamente 8 de cada millón de personas experimentarían reacciones adversas como convulsión o desarrollar algún trombo, por ende, los beneficios son más que las desventajas.

Te puede interesar: Monserrat Arita: «La ministra de salud debe afrontar su responsabilidad en base a la vacuna»

Arita explica que las vacunas que requieren de una segunda dosis deben de ser aplicadas en el tiempo que lo determina dicha casa farmacéutica, haciendo énfasis que si las personas no quieren aplicarse la segunda dosis y solo desean quedarse con la primera, se pierde efectividad y se va disminuyendo el % de cobertura.

Otro dato que informó la doctora, es el hecho de que todas las vacunas que han salido de varias casas farmacéuticas, han tenido una eficacia arriba del 90%, sin embargo, advirtió que mientras la población no esté completamente vacunada, las medidas de bioseguridad deberán de seguir de manera estricta, haciendo énfasis sobre el uso de las mascarillas y el lavado de manos frecuentemente, entre otras medidas.

Según el centro Johns Hopkins, Honduras registra más de 225 mil casos por contagio de coronavirus desde que inició la pandemia. RCV

Mita también: Alcaldes deben publicar donación de vacunas en el portal de transparencia de Covid-19

Adultos mayores son más delicados

Arita informó que las personas adultas son las más propensas y un hecho que afecta la situación con las personas de este rango de edad es el hecho de que la juventud en Honduras está trayendo la enfermedad a sus hogares al no seguir las reglas de distanciamiento, puesto que asisten a reuniones con muchas personas y se están relajando al grado de que hacen inclusive fiestas cuando una de las medidas de bioseguridad consiste en evitar reuniones con bastantes personas.

 





RCV Online