Nasry Asfura: votó por él mismo y por todo su movimiento “Unidad y Esperanza”

Tegucigalpa, Honduras. – El precandidato presidencial del Partido Nacional por el movimiento “Unidad y Esperanza” Nasry Asfura, llegó a las 11:00 de la mañana a la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UNPFM), acompañado de su familia y el precandidato a la alcaldía David Chávez, para ejercer el sufragio.

En entrevista a medios de comunicación antes de marcar casillas dijo que él votaría por los 23 diputados de su movimiento y por su precandidato a la alcaldía David Chávez y por él mismo.

Nasry, declaró que la contienda entre los dos movimientos del Partido Nacional “Unidad y Esperanza” y “Juntos Podemos”, del precandidato Mauricio Oliva, esta pareja.

Mira: Devolver al pueblo lo que es de ellos la propuesta de Nasry Asfura

“Se observa que entre los partidos la diferencia es de un porcentaje mínimo y esto pasa en varias elecciones, pero estoy satisfecho que el proceso va caminando bien”, detalló el nacionalista mejor conocido como “Papi a la Orden”.

 

«Papi a la Orden» hizo fila como todo hondureño para realizar el sufragio

 

Pese a que todavía no se han dado resultados de estas elecciones Asfura, afirmó que el Partido Nacional siempre se mantendrá unido.

Asimismo, el precandidato presidencial invitó a los hondureños que salgan a ejercer el sufragio “salgan a votar, es un deber ciudadano, pero tomen las medidas de bioseguridad”, indicó.

El capitalino llegó hasta su centro de votación lleno de alegría y con mucho entusiasmo “este es un proceso electoral alegre y bonito y los datos que tenemos todo va marchando bien”, añadió Nasry Asfura.

Pormenorizó, “el proceso electoral tiene los mismos problemas de siempre, que no se abren los centros de votación a tiempo o que las maletas electorales llegan tarde o quizá no llega papel o tinta o cualquier otra cosa, pero son detalles menores, ya que un 98% del procedimiento se realiza de manera ordenada”, concluyó.

También: Honduras celebra elecciones primarias de manera democrática 40 años después