Abogada de Keyla Martínez: «No hay de donde Keyla se pudo haber colgado»

Honduras. – La Abogada de Keyla Martínez, aclaró que la versión del doctor Edgar Velásquez, presenta inconsistencias, por lo que no está claro el caso de la estudiante de enfermería que perdió la vida este mes en una celda de la posta policial de Intibucá.

En una reunión con el doctor en la casa de la madre de Keyla, al escuchar la versión de Velásquez, se llegó a la conclusión de que hay inconsistencias y hay detalles que no concuerdan con lo que se ha mencionado sobre este caso, sin embargo, no se puede revelar los detalles de forma abierta al público, puesto que podría afectar la línea de investigación, detalló López para una entrevista de Radio Cadena Voces.

Te puede interesar: ONU condenó la muerte de la estudiante de enfermería Keyla Martínez

La abogada aclaró que ella visitó la celda personalmente y al ver todos los detalles, aclara que no había forma en que ella pudo haberse colgado en ese cuarto por el hecho de que el cuarto es liso además de que no había forma en que ella lo pudo haber hecho con los barrotes.

La abogada Irma López aclaró que quedan muchas dudas en el aire con respecto a la versión del doctor Velásquez.

Velásquez informó que él le pidió la policía de que le dejaran revisar los signos vitales y que no se lo permitieron. Cabe mencionar que el doctor estaba en una celda junto con 10 amigos más.

Keyla Patricia Martínez era una estudiante de enfermería de 26 años. Fue detenida el sábado por la noche junto con el doctor Edgar Velásquez por la policía nacional debido a que infringieron el toque de queda. El domingo por la mañana, un guardia la encontró con un suéter amarrado entre los barrotes y el cuello, la trasladaron a un hospital donde ya no presentaba signos vitales.

Lea también: Keyla Martínez, no atentó contra su vida, fue asesinada

El informe preliminar de la autopsia que se le realizó en la Medicina Forense revela que murió por “asfixia mecánica”.

Tras la autopsia realizada, los restos de la joven fueron llevados a La Esperanza, Intibucá, para darle cristiano sepulcro.