Espuma en los pulmones, el tratamiento que podría salvar a pacientes graves de Covid-19

ISRAEL- Un equipo de investigación del Instituto Technion ensaya un método, basado en la inyección de un líquido que forma espuma, que podría ‘salvar’ los pulmones de los pacientes con coronavirus que dependen de respiradores artificiales.

El innovador tratamiento busca que los pacientes gravemente enfermos con coronavirus que dependen de respiradores artificiales puedan sobrevivir con una fórmula de inyección de espuma en los pulmones.

La investigación, que cuenta con el apoyo de la Unión Europea y el Ministerio Israelí de Ciencia, Tecnología y Espacio, ha desarrollado lo que se conoce como terapia de líquido de espuma (LIFT, por sus siglas en inglés) y se ha experimentado con éxito en ratas, que se recuperaron de la enfermedad en un lapso de 15 a 30 minutos.

En los casos más agudos de Covid-19, se utiliza un respirador mecánico con la esperanza de que las propias defensas del paciente se defiendan del virus y que logren respirar por sí solos.

MIRA: GIGANTE FARMACÉUTICO COMIENZA PRUEBA EN HUMANOS DE CUATRO VACUNAS CONTRA EL COVID-19

Estos pacientes sufren síndrome de dificultad respiratoria aguda (ARDS, por sus siglas en inglés), una enfermedad letal en la que fluidos anegan los pulmones, y que es una manifestación común en casos de coronavirus especialmente en pacientes mayores. El ARDS suele provocar imposibilidad de respirar y muerte.

Sin embargo, los estudios señalan que entre el 50 y 70 por ciento de los casos de pacientes con Covid-19 en respiración asistida nunca se recuperan.

El tratamiento desarrollado por el Instituto Technion Israelí busca justamente ser una alternativa al uso de estos aparatos.

FOTO: TECHNION INSTITUTE, El método LIFT.

No proponemos una medicina para curar coronavirus, solo un método ingenioso para que el propio cuerpo se recupere, para que los pulmones vuelvan al estado en el que estaban antes de la enfermedad y empiecen a respirar por sí solos”, ha explicado el ingeniero biomédico suizo Josué Sznitman.

La investigación comenzó hace cuatro años, cuando el profesor Josué Sznitman y su equipo del Instituto de Tecnología Technion, de Haifa, comenzó a desarrollar un tratamiento para una dolencia similar al ARDS, que puede afectar a bebés prematuros cuyos pulmones inmaduros carecen de suficiente surfactante, el líquido que cubre la superficie de los alveolos pulmonares.

El problema es que los pulmones de las ratas son pequeños para poder demostrar una misma distribución de la sustancia en los pulmones de un ser humano, por ello el equipo ha utilizado también los pulmones de un cerdo adulto muerto para demostrar que LIFT se distribuye homogéneamente.

La próxima semana esperan comenzar los ensayos preclínicos con cerdos vivos. En caso de éxito, Sznitman espera empezar las pruebas con humanos en septiembre.