COLUMNA: Esperanza para un pueblo que sufre