AMDC lanza campaña ‘Navidad sin Niños Quemados’

Con el propósito de hacer conciencia en la población sobre el peligro que se corre al manipular productos elaborados con pólvora, las autoridades de la Alcaldía Municipal realizaron el martes el lanzamiento oficial de la campaña “Navidad sin Niños Quemados” en el Distrito Central (DC).

Bajo el eslogan “Que la pólvora no apague tu felicidad”, la municipalidad e instituciones de apoyo como el Cuerpo de Bomberos, Fuerzas Armadas, la Fundación de Atención a Niños Quemados (Fundaniquem), Policía Nacional y el Patronato Nacional de la Infancia (Pani), entre otras, están unidas para que esta iniciativa tenga los resultados esperados.

Como parte de esta cruzada, a partir de la fecha los inspectores del Juzgado de Policía ejecutarán fuertes operativos combinados de control y decomiso de cohetes en barrios y colonias, especialmente en los mercados capitalinos y sus alrededores que es donde más se comercializan estos artefactos.

Con el inicio de la campaña cobra vigencia la “Ordenanza municipal para la prohibición, tenencia, uso, producción y comercio de cohetes y pólvora en el Distrito Central”, misma que contempla multas para los infractores, que van de cinco mil a 60 mil lempiras más el decomiso y destrucción del producto.

Duras sanciones para los padres

Asimismo, establece sanciones económicas de mil a cinco mil lempiras para los padres de familia que la proporcionen a sus hijos.

La ciudadanía puede denunciar con toda confidencialidad los negocios o personas que venden pólvora en barrios, colonias y aldeas del municipio, llamando a la línea de teléfono 100 o al número 32113268, así como en la página de facebook Denunciasjuzgadoamdc.

“Viene la época más bella del año donde las familias hondureñas, en su mayoría, sino todas, son cristianas y se regocijan con el nacimiento del niño Jesús, hay alegría” y esa no se puede apagar por la quema de los artilugios, consideró Eva López, vicealcaldesa municipal.

La campaña está orientada a proteger a los niños y niñas del municipio, pero un menor de edad se debe a sus padres y son ellos los responsables de velar por su bienestar, expresó.

Por su parte, la jueza de Policía, Mirian Reyes, manifestó que las sanciones económicas que se aplican a los infractores son drásticas, sin perjuicio de las acciones penales que podrían aplicarse en caso de ser necesario.

Mencionó que a alguna gente los daños que ocasiona la pólvora le parece un juego y “no importan las multas, no importan los decomisos, creemos que por sus actuar tampoco les importa el bienestar de sus hijos”.

Si no hay quien compre los petardos tampoco habrá quien los venda, “no seamos parte del problema, seamos parte de la solución”, solo hay que acatar la ordenanza municipal en el DC “y esta es una forma de gozar de paz” en las fiestas navideñas y de Año Nuevo, declaró.

“Nosotros como Alcaldía Municipal continuaremos haciendo nuestro esfuerzo para evitar que se venda pólvora”, siempre con el apoyo de las entidades amigas que se unen cada año a esta lucha, precisó.

La jueza se preguntó qué paz puede haber en una familia con la quema de cohetes y qué significado tiene para esas personas la Navidad, si en medio de la algarabía y el descuido de los padres muchos menores resultan mutilados y marcados de por vida por culpa de una celebración que se convirtió en tragedia.

En el DC solo se permite el tránsito de pólvora hacia otros municipios, pero con la custodia de la Policía Municipal, Policía Nacional y personal del Departamento Municipal del Justicia, para lo cual debe llenarse algunos requisitos que tienen la obligación de presentar los responsables al momento de transportar el producto.